El ayuntamiento de Pedrera, como ya hiciera hace una década, conmemorar el próximo miércoles 27 de abril, los 40 años de las primeras elecciones municipales de la democracia, que tuvieron lugar el 3 de abril de 1979, y el posterior desarrollo del municipalismo en Andalucía como eje vertebrador de la sociedad en los pueblos y ciudades andaluzas. El 3 de abril de 1979, se celebraron en España las primeras elecciones municipales desde la Segunda República, y el 19 de abril de 1979 se constituyeron los primeros ayuntamientos democráticos, después de que los ciudadanos eligieran libremente a sus representantes municipales. Se abría el camino de la normalización democrática en España, y a la vertebración política de la sociedad española. Un camino al que no será ajena la conquista, poco tiempo después, de la autonomía para Andalucía. Ésta no existiría sin el papel que en su consecución jugaron los Ayuntamientos de entonces; que iniciaron el proceso que permitió que luego los andaluces ganaran el 28 de febrero de 1980 la autonomía plena para Andalucía.

Para esta conmemoración, el ayuntamiento de Pedrera ha organizado una mesa redonda a la que acuden como invitadas, políticas en activo para hablar y debatir sobre el papel de la mujer en la política municipal. Una mesa que estará formada por:

  • Anabel Burgos, alcaldesa de El Viso de Alcor (Sevilla) (Izquierda Unida)
  • María Isabel Solís, delegada territorial de Agricultura, Ganadería y Pesca y Desarollo Sostenible en Sevilla (Partido Popular)
  • María José Amador Manzano, concejala de Independientes por Estepa (Sevilla)
  • Isabel Romero Gómez, alcaldesa de Algámitas (Sevilla) (PSOE)
  • Lucía Ruiz, Concejal de Igualdad, Mujer y Bienestar en Pedrera (Sevilla) (Izquierda Unida)

Concejalas de las corporaciones actuales, que ofrecerán una visión con perspectiva histórica de los ayuntamientos andaluces.

El acto será el miércoles 27 de marzo a las 18 horas en el Salón de Plenos del ayuntamiento de Pedrera.

1979 – 2019: 40 años de democracia municipal

Las primeras elecciones municipales significaron la certeza de que la democracia iba a ser ya una realidad en los más de 8.000 municipios de España y que la elección directa por los vecinos de sus representantes iba por fin a ser posible, acabando con el oscurantismo en el que habían estado inmersos durante los largos años de la dictadura.